JAINISMO EN INDIA

Religiones

El jainismo se dice que fue fundado por Mahavirá en la India y surgió más o menos en la misma época que el budismo, sobre el siglo VI antes de Cristo. Las dos religiones surgen como rechazo a la interpretación y a las normas del hinduismo, y tienen muchos puntos en común, como la condena al régimen existente de castas. Hay pensadores que dicen que el jainismo surgió muchos siglos antes considerándola la religión viva más antigua que existe.

La filosofía del jainismo dice que se llega a la sabiduría total renunciando a los deseos mundanos, practicando la abstinencia total. Así pues, se debe buscar la purificación del alma con la buena conducta, y con el conocimiento correcto. Es una religión que tiende al desapego de las cosas materiales, busca la penitencia y la disminución de la agresividad.

La vida de su fundador, el príncipe Vardhamana Vaishali, tiene mucho parecido a la del Buda. Fue conocido con el numbre de Jina (conquistador espiritual). Se casa, tiene hijos, pero a temprana edad abandona la corte y se introduce en la vida ascética.

Después de doce años meditando debajo de un árbol se declara jain (victorioso) y empieza a predicar, crea comunidades de monjes, es seguido por muchos fieles y muere longevo rodeado de muchos discípulos. Sus discípulos le llaman Mahavira (gran héroe)..

Algo muy significativo de esta religión es la no-violencia total (ahimsa) y puede verse a monjes Jainíes con la nariz y la boca tapadas con una tela para asegurarse que no matan a ningún insecto o germen con la respiración.

Debido a esa compasión por los seres vivos y la no-violencia, el vegetarianismo es un modo de vida para un jainíe. Practican un vegetarianismo estricto (dieta vegana), es decir, consumen sólo seres sin sistema nervioso.

Está claro que necesitan sobrevivir y alimentándose de esos seres están causando daño, así que intentan causar el mínimo daño evitando muchas veces comer raíces e incluso algunas frutas que pueden ser importantes para otros seres vivos. Ellos dicen que los vegetales pueden dividirse en dos categorías. Los que tienen una raíz que sirve para alimentar a la planta como los árboles o las hierbas, y los que tienen en la raíz los frutos que pueden alimentarnos como las patatas, la cebolla, el ajo, las zanahorias.

Muchos jainies no comen los vegetales que pertenecen a ésta última clasificación, y se limitan a comer aquellas frutas o vegetales que cuelgan de las ramas. Ningún jainie puede ser agricultor. Además de prestar atención a la alimentación, ellos ponen cuidado al caminar, al dormir, al beber o al excretar para no dañar a ningún ser. La tendencia de las religiones indias como el janismo es dejar fluir la naturaleza y no tender a dominarla, sólo hay que dominar el interior de ser humano.

El jainismo acepta los dioses hinduistas pero no los ponen en un nivel tan alto. De hecho se declaran ateos y dicen que el universo entero está lleno de almas individuales que están prisioneros del cuerpo y sufren para liberarse de esa atadura. Es una religión dhármica y parte de las escuelas nastikas. No reconoce la autoridad de los textos Vedas. La religión jain tiene una cosmología y unas creencias elaboradas llena de nombres, clases, categorías y más divisiones que resultan a veces bastante confusas.

La religión jain dice que toda la realidad es vida (Pananimismo). El universo entero es viviente. Todo tiene alma, de diferentes formas, pero todo tiene alma. Tiene alma la tierra, el viento, el agua, los insectos,.y todos merecen un respeto. Causar daño a un ser vivo es el mayor pecado. Además el mundo es eterno, no tiene principio (Panteísmo). 

Solamente los humanos tienen seis sentidos: vista, oído, gusto, olfato, tacto y pensamiento, y ellos son los que más deben ser responsables con la vida. Deben ser compasivos, valientes, racionales, sin egoísmo y cuidadores del resto de las almas del mundo. El jainismo dice que nos vamos reencarnando en diferentes formas de vida, como lechuga, viento e incluso polvo. Después de millones de reencarnaciones podemos llegar al fin, pero sólo en forma de ser humano y llevando una vida meritoria. Admiten la ley del karma al igual que todas las religiones de origen indio.

Los seres más importantes en el jainismo son los 24 Tirthankaras, siendo Mahavira, el que se considera fundador del jainismo, el número 24. Se dice que en realidad no fue su fundador, ya que existía antes de su nacimiento, pero como en todas las religiones existe la manía de buscar un fundador, se le ha considerado a él. Enumerar todos los Tirthankaras resultaría un poco largo. Como ejemplo podemos citar a Adinath con cuerpo amarillo y un toro, a Neminath con cuerpo rojo y una concha marina, y al propio Mahavira con cuerpo color dorado y un león. Son los primeros humanos que llegaron al desapego total y guiaron a los demás en ese camino. También se les llama los conquistadores y hombres perfectos. Se dice que ellos pertenecían a familias acomodadas pero renunciaron a las cosas materiales y se iluminaron. Cuando sentían que iban a morir se retiraban a la cima de una montaña donde su espíritu se extinguía y no volvía a encarnar ningún ser más, ni repetir ningún ciclo más de vida. La vida de los Tirthankaras aparecen en los textos jainas, los cuales son unos manuscritos en hojas de palmera que se consideran los manuscritos originales más antiguos de la India.

Los seguidores de esta religión son unos 4 millones, pero son muchos más los que la admiran por su actitud respetuosa con todos los seres vivos. Los monjes jainies suelen vivir en monasterios y asumen los siguientes votos: la no-violencia, la sinceridad, la rectitud en el aspecto sexual, la renuncia a cosas o personas y al no alimentarse por las noches. Deben comprometerse a caminar descalzos y no utilizar ningún medio mecánico de locomoción. Esto ha sido un motivo de su poca expansión, de hecho ningún asceta salió de la India hasta que llegó el siglo XX. Deberá evitar caminar sobre la hierba o cualquier tipo de planta. En esta religión es fácil ver personas mayores que mueren por eutanasia voluntaria, ayunan hasta la muerte. Es el voto más severo y sagrado del jainismo. Esta religión admite el suicidio de aquellos religiosos que alcancen altos grados de espiritualidad y se dejen morir por inanición cuando están en un estado de abstracción profunda.

Existen dos formas mayoritarias de pensamiento jain. Una es la de los Svetambaras que se visten de blanco y predominan en el norte y la otra es la de los Digambaras que andan desnudos renunciando a cualquier bien terrenal y que se localizan principalmente en el sur. Dahavira se dedicó a cuidar de sus padres, pero cuando estos murieron, Dahavira tenía apenas 31 años se quitó toda la ropa y permaneció desnudo el resto de su vida. Él fue quien introdujo el desnudismo en esta religión. Cuando llegaron los musulmanes a la India se prohibió a los jainies que anduvieran desnudos. Los jainies normalmente tienen un cuenco de agua para su aseo personal, y una escobilla para apartar las pequeñas vidas que encuentran en su camino, pero los jainies Digambaras no tienen ni siquiera estas cosas.

A veces se piensa que esta tendencia a la renuncia de lo material se debe a la miseria que existía en la zona donde surgió, pero la historia nos demuestra que en esa época el curso del Ganges disfrutaba de un gran desarrollo económico, social y político. El jainismo como el budismo o el brahmanismo nunca afirman que hubiera miseria social, sino que mayoritariamente tratan aspectos existenciales referidos a la condición humana. Convertirte en asceta es un buen camino para desprenderte de la prisión del cuerpo.

La madre de Gandhi era jainie, y esto influenció mucho a este personaje. Una profunda mujer jainie practicará la meditación frente a un altar doméstico durante unos 50 minutos nada más amanecer. Visitará el templo a diario e intentara escuchar los sermones de los ascetas.

Llevarán a sus hijos al templo y les enseñarán los nombres de los Tirthankaras y les recitarán los mantras sagrados. Una verdadera jainie no cenará después de la puesta del sol.

Normalmente en todas las religiones se habla de varones, pero en ésta y según el Kalpasutra había 1400 mujeres frente a sólo 700 hombres las que alcanzaron la liberación en época de la vida de Mahavira, su fundador. Hoy en día la cantidad de ascetas jainies mujeres triplica al de hombres. Estas mujeres pertenecen mayoritariamente al pensamiento Svetambara. Según los digambaras la mujer nunca puede llegar a la liberación, hasta que no se reencarne en hombre. Los Svetambaras dicen lo contrario, de hecho afirman que el decimonoveno Tirtankara fue mujer.

En jainismo está más presente en regiones como Bengala, Mysore, Rajastán, Maharastra o Gujarat. Como lugares sagrados del jainismo podemos citar el templo jain de Rankpur, Mount Abu, Sravanabelagola, Khajuraho, Palitana, Mahavirji, Ahmadabad, Ajmer o Jaipur. Todo buen jainíe debe visitarlos por lo menos una vez en la vida. Se puede decir que apenas ofrecen creaciones originales desde el punto de vista artístico, a excepción de las miniaturas del Kalpasutra. Hay que tener en cuenta la poca importancia que dan a los dioses, y que el pensamiento de su doctrina explica la desnudez de sus imágenes. Podemos pensar que el desapego que inculca esta religión no es compatible con la creación de los templos que nos han dejado, ya que hacía falta dinero para su construcción. Pero fue posible porque los jainíes adquirieron poder económico y cultural. Se dedicaban al comercio, a la orfebrería, y su honestidad les hizo conseguir la confianza de la gente.

En épocas antiguas llegaron a ocupar altos cargos en la administración, consejeros de príncipes y disfrutaban de un alto nivel económico. La imagen del practicante del jainismo desnudo no debe confundirnos con el gran respeto social que tenían. El caso es que todas sus ganancias las donaban para la construcción de sus templos. Y no sólo templos, ya que construyeron escuelas, universidades, hospitales o centros de investigación.



Booking.com

Otros artículos de interés …

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *