CRISTIANISMO EN INDIA

Religiones

Se dice que el primero que llevó el cristianismo a la India fue Santo Tomás (apóstol de Jesucristo) que llegó, vivió y murió en la India. Fue precisamente en Kerala y debido a la llegada de Tomás que se crearon las comunidades de rito siro-malabar y siro-malankar, con su propia jerarquía y disciplina eclesiástica. Hay otros estudiosos que afirman que quien realmente llevó el cristianismo a Kerala fue un mercader Sirio, Tomás Cana, que llegó con 400 familias.

Pero la mayoría coinciden en que la introducción del cristianismo en la India fue primero con la visita de Vasco de Gama a finales del siglo XV, y cincuenta años después con el jesuita San Francisco Javier en 1544 que comenzó la evangelización cristiana y que continuarían después portugueses y otros países europeos.

Desde entonces hasta finales del siglo XIX los misioneros católicos y protestantes contribuyeron a la mejora social y a la educación de la zona donde se asentaron, fundando escuelas y universidades. Llegaron misioneros capuchinos, agustinos y jesuitas que extendieron el cristianismo por todo el país.

Aquí descansaba desde 1524 el cuerpo de Vasco de Gama, el primer europeo que llegó a la India. Hace unos años el cuerpo se trasladó por fin a su país de nacimiento, a Portugal.

Más o menos son 16 millones los cristianos católicos que hay en la India, apenas el 1,7% de la población. La Madre Teresa de Calcuta con sus Misioneras de la Caridad impulsó muchas vocaciones sacerdotales y religiosas, y se dice que es una religión con mucho dinamismo.

El cristianismo en la India se puede situar mayoritariamente en el sur del país. Se puede ver su influencia en lugares como Goa, Mumbai, Chennai, Kerala o Calcuta.

El cristianismo en la India es una religión minoritaria, y a pesar de ser la India un país donde han convivido siempre diferentes culturas, ésta en particular ha sufrido agresiones y episodios violentos por personas no afines a esta ideología.

En el año 2005, en territorios de Goa, Orissa, Rajasthan, Karnataka o Bihar, se han quemado iglesias, se han destruido casas de cristianos y conventos. Estos hechos apenas se ha investigado, ya que se dice que todo fue motivado, en algunas regiones, por las ideas fundamentalistas del partido nacionalista hindú por la implantación de algunas leyes anti-conversión.

La Basílica del buen Jesús contiene el cuerpo incorrupto del sacerdote jesuíta y misionero vasco San Francisco Javier. Murió en la isla china de Sancian, donde le echaron cal viva para desecar el cuerpo y trasladarlo a Goa. A los dos meses estaba en perfecto estado, y al año siguiente cuando lo llevaron a Goa fue considerado un milagro el buen estado en que se encontraba en cuerpo. Se hicieron pruebas para demostrar que el cuerpo no estaba embalsamado y el médico el Virrey confirmó que los órganos internos estaban intactos y aún corría sangre pura por su interior. A raiz de este acontecimiento los cazadores de reliquias se interesaron por el cuerpo incorrupto.

En 1614 desapareció el brazo derecho y fue repartido entre jesuitas en Roma y en Japón. Y en 1636 el omoplato y sus órganos internos se repartieron por el sureste asiático. A finales de ese mismo siglo el cuerpo ya presentaba mucha desecación y el milagro terminó. Los jesuitas metieron el cuerpo en un ataud de cristal que se puede ver en un altar en esta Basílica del Buen Pastor. San Francisco Javier fue canonizado en 1622.

En Octubre del 2006 miles de hindúes de la casta de los intocables se organizaron en Nagpur para convertirse masivamente al cristianismo y al budismo, manifestando su desaprobación por las nuevas leyes del hinduismo que no permiten la posibilidad de abandonar esta religión si alguien lo desea, tal y como ha ocurrido en varias regiones de la India a pesar de que la constitución india garantiza libertad de culto. Así pues, se celebraron ceremonias separadas dirigidas por monjes budistas y sacerdotes cristianos que ofrecieron los votos religiosos a unos 10.000 dalits, también llamados intocables. Esta conversión en masa es una forma de protesta política contra la discriminación que padecen bajo el sistema de castas de la India, (Ver sistema de castas de la India). Un sistema que les obliga a realizar los trabajos que nadie quiere realizar, e incluso les prohíbe beber de las mismas fuentes de agua que las demás castas. Se cree que un 15% de la población de la India pertenece a la casta de los dalits, un sistema que se creó hace 3000 años.

La India no está en un buen momento de libertad religiosa. No ocurre lo mismo con los avances tecnológicos y empresariales, lo cual a veces parece una incoherencia.

A principios del año 2007, cerca de unos 100.000 gitanos Vagri del sur de la India declararon su fe a Cristo.

En sólo 10 años se han creado 70 iglesias protestantes en el sur. Los gitanos de la India son adoradores de espíritus, hacen sacrificios de animales, utilizan el ocultismo para adorar a los dioses, pero parece ser que eso está disminuyendo y se están acogiendo a los pensamientos cristianos. Los misioneros les han hecho cambiar de opinión diciéndoles que no hace falta que sacrifiquen a ningún animal ya que Cristo murió y fue sacrificado para que dejara de hacerse todo eso. Parece ser que este hecho les ha convencido a unos cuantos.

En la India existen cientos de tribus donde la iglesia sigue tratando de evangelizar tal y como lo hacía hace siglos.

Otros artículos de interés …

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *