TEMPLOS KIRADU

CERCA DE JAISALMER

Portada templos Kiradu

Los templos Kiradu son un grupo de templos, considerados en ruinas, que están localizados a unos 157 kilómetros de Jaisalmer, en el desierto Thar. Esta ciudad es conocida como la Ciudad de los templos o el Inexplorado Khajuraho de Rajastán por sus esculturas eróticas. La estructura de los templos se realizó en piedra arenisca, y es por ello que todavía se encuentran en bastante buen estado. Son pocos los turistas que se acercan hasta Kiradu, así podrás disfrutarlos con bastante tranquilidad, aunque es cierto que se está haciendo cada vez más popular. La infraestructura del complejo, como paneles explicativos, es bastante pobre todavía. La entrada para turistas extranjeros cuesta 200 rupias (año 2017). Se aconseja no visitarlos por la noche porque dicen que este lugar está encantado. No existe transporte público para llegar a Kiradu, por lo que tendrás que llegar en alguna excursión organizada, en taxi o alquilando un coche. Da la impresión que los templos de Kiradu se encuentran en mitad de la nada, y eso es algo que les aporta cierto encanto.

La estructura mejor conservada es la del templo Someshvara dedicado a Shiva. Las partes que se mantienen en pie son suficientes para que podamos hacernos una idea del diseño original del templo, aunque siempre hay que pensar que estarían muy decorados con esculturas de figuras tanto de animales como de humanos. Las columnas, capiteles, cornisas, techos,,…cada rincón o esquina estaba tallado con diferentes motivos. Muchos de los motivos estaban relacionados con el Ramayana o el Mahabharata, o con escenas de la vida cotidiana de la gente.

Se cree que los templos de Kiradu fueron construidos durante los siglos XI y XII por los monarcas de los Chalukyas. Se encontró en Kiradu una inscripción que data de los años 1153 – 1178, y es por ello que los templos son datados del siglo XII. Debido a que algunos templos están dedicados al dios Shiva se supone que hubo influencias del periodo Gupta. También hay templos dedicados a Vishnu y se han encontrado figuras de ídolos jainistas por lo cual se supone que hubo algún templo jainista.

En la antigüedad Kiradu era conocido como Kiratakupa, y durante el siglo XII esa zona era controlada por pequeñas dinastías que estaban bajo el poder de los Chalukyas. Hay una inscripción de la década de 1150 que indica que Alhana, de la dinastía india Naddula Chahamana, gobernó en Kiradu, siempre bajo el poder de los Chalukyas. Más tarde los Chalukyas trasfirieron el control de Kiradu a Madanabrahma, que provenía también de la familia Chahamana. El sucesor de Madahabrahma fue probablemente Asala que sería derrotado por Kirtipala, el hijo de Alhana el cual gobernó Kiradu anteriormente.

Existe una inscripción del año 1178 que indica que se hicieron reparaciones en un templo que fue dañado por el pueblo turco Turushkas.

Se cree que Kiradu, a pesar de tratarse de una bonita ciudad, fue abandonada porque se encontraba en una ubicación fácil de ser atacada, y las continuas invasiones hicieron que sus residentes la fueran abandonando poco a poco. Además, es posible que los edificios fueran afectados por algún terremoto u otro desastre natural.

De todas formas, al igual que en otros muchos lugares, existe una leyenda que cuenta el motivo de este abandono de Kiradu. Según cuenta esta leyenda Kiradu fue abandonada debido a una maldición de un sabio que maldijo este lugar para que todo el reino se convirtiera en piedra. La leyenda cuenta que un día el sabio decidió explorar la región y se fue sin avisar a sus discípulos. Sus discípulos le esperaron pacientemente, pero en el trascurso de ese tiempo fueron afectados por una enfermedad que podía matarles. Ninguno de los habitantes de esa población se acercó a ayudarles. Únicamente la mujer de un alfarero les sirvió incondicionalmente y les ayudó en su recuperación. Cuando el sabio regresó y encontró a sus discípulos en esa situación tan lamentable se enfadó y maldijo a toda la región para que fuera destruida y todos sus habitantes se convirtieran en piedra. El sabio le dijo a la mujer del alfarero que esa maldición no le afectaría a ella, que debía marcharse cuanto antes y que no mirara para atrás cuando se estuviera alejando. Sin embargo, la mujer cuando apenas había emprendido el viaje miró por última vez el lugar y fue cuando se convirtió en piedra. Se dice que la estatua de esta dama se encuentra cerca de Kiradu. Hoy en día todavía se dice que cualquiera que visite esta población después de la puesta de sol podría convertirse en piedra.

Youtube   Facebook          Español Inglés


Booking.com

Otros artículos de interés ...