Utilizamos cookies para analizar tu navegacion. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso, más información
portada viajeporindia
hampi y sadu
INICIO Regiones de India Consejos Varios Posibles Rutas Prevención Visados Viaje por Nepal
Alojamiento en India

EL SATI 1

 

Ir a página siguiente (Sati 2).......

 

El sati (femenino de sat “verdad”) es una practica que se ha realizado, y hoy en día se realiza, en ciertas comunidades hindues, y se lleva a cabo cuando una mujer se arroja a la pira funeraria de su recién fallecido marido para morir con él.

CULTURA
Introducción
Literatura
Casamiento
Aromaterapia
Chaturanga
Sati
Los Mudras
Bindi o Tilak
Calendario Indio
Símbolos
Mandalas
Antakshri
Henna

El término sati proviene de la diosa Sati, la cual se inmoló al no poder soportar la humillación de su padre hacia su marido Shiva. Hoy en día se utiliza el término sati para describir a la mujer casta.

Se cree que la práctica del sati se remonta a periodos del imperio Gupta, sobre el año 400. Aunque en apella época la práctica del sati no era restrictiva a las viudas, sino que tanto hombres como mujeres, familiares, sirvientes, amigos o amantes, podían suicidarse en el funeral del difunto. A veces este hecho tiene su origen en un voto de lealtad, y tiene cierta semejanza a la tradición más tardía del seppuku en Japón.

La auto-inmolación ha sido vista como una expresión extrema ante la pérdida de la persona amada, y se hace referencia de ella en textos como el Mahabarata.


Ceremonia donde se quema a una viuda hindú junto
con el cuerpo de su marido, 1851.

Este ritual tiene raices prehistóricas así como muchos paralelismos con otras culturas conocidas. Un historiador griego que viajó a la India con la expedición de Alejandro de Macedonia, recogió la práctica del sati en la ciudad de Taxila. Más tarde un soldado de la armada de Eumeses de Cardia relataría también esta practica citando a dos esposas que rivalizaban al querer ser cada una la primera en arrojarse a la pira funeraria del marido que compartían. Los griegos pensaban que el sati era practicado para desanimar a las mujeres a envenenar a sus maridos.

A partir del siglo X el sati es conocido tal y como lo conocemos ahora, y se extendió por la mayoría de los rincones del subcontinente, con pequeñas variaciones regionales. A principios del siglo XIX su práctica había disminuído significativamente, aunque todavía en la actualidad se dan casos a pesar de estar prohibido.

PRACTICA

El hecho de practicar el sati siempre ha sido considerado como algo voluntario. Son muchas las comunidades que lo consideran algo normal, y siempre se espera que la viuda se arroje a las llamas del difunto. Esta presión social es muy debatida en los tiempos modernos, e incluso en la antiguedad hubo controversia ya que esta práctica no fue bien vista por muchos y se intentaba evitar la muerte de la mujer.

Tradicionalmente el funeral del difunto debería realizarse como muy tarde un día después de su muerte, decidiendo en este plazo si debería realizarse el sati. E incluso si el marido moría en otro lugar la práctica del sati se realizaba de igual manera.

A veces el sati enfatiza el símbolo del matrimonio entre la viuda y su esposo fallecido. Por ejemplo, en lugar de utilizar ropas de luto o mostrar tristeza, durante el sati la viuda se viste con ropa de boda o ropa vistosa, y se hacen rituales iguales que en una boda.

 

Existen relatos que describen diferentes variantes del ritual del sati. La mayoría de ellas describen a la mujer sentada o tumbada en la pira funeraria junto a su marido muerto.

Otros relatos describen a la mujer andando o saltando sobre las llamas después de que el fuego se haya encendido. En otras ocasiones la mujer se encuentra sentada junto a la pira funeraria y es la encargada de encender el fuego.

Existen instrucciones escritas de como debe realizarse este ritual. Por ejemplo, el Yallajeeyam da detalles de como debe realizarse el sati, la purificación del acto, la posición que hay que adoptar, la vestimenta que hay que usar, así como otros aspectos del ritual.

 

OBLIGATORIEDAD

Se supone que el sati es voluntario, pero es cierto que en la mayoría de los casos no es así. La presión social hace que las mujeres se vean forzadas tanto física como psicológicamente a terminar en ese momento con su propia vida.

Existen grabados pictóricos y relatos escritos donde se describe a la viuda sentada junto a su marido en la pila funeraria todavía sin encender. La mujer aparece atada para evitar que pueda huir en el momento de encender la hoguera. Hay relatos que citan a la mujer drogada e incluso a hombres que ayudados con palos evitan que la mujer huya de las llamas.

 

FUNERALES REALES

A veces en los funerales reales se incluye la muerte de todas las esposas y concubinas. Muchos de estos hechos pueden observarse en toda la historia de Rajastán.

La Maharaní Raj Rajeshwari Devi de Nepal llegó a regentar el poder en el año 1799 en nombre de su hijo después de la abdicación de su marido. Cuando su marido volvió, éste cogió el poder en el año 1804. Dos años más tarde sería asesinado por su hermano. A los diez días, el 5 de mayo de 1806, la antes Maharaní fue forzada a realizar el sati.

JAUHAR

El jauhar era practicado por los Rajputs en Rajastán y en Madhya Pradesh. Consistía en el suicidio colectivo de la comunidad cuando ocurría una derrota en la guerra. Se realizaba la inmolación en masa de las mujeres, los niños, las personas mayores y los enfermos, al mismo tiempo que los hombres morían luchando en el campo de batalla.


ENTIERROS

En algunas comunidades hindues es convencional enterrar a los muertos. En estos casos se sabe que se enterraba a la viuda viva junto al marido fallecido, y se hacía la misma ceremonia que se realizaba en las inmolaciones.


Mándanos un Mensaje
¿Tienes información que podemos añadir en esta página? Mándanos un mensaje

Nombre

Mensaje

NUMERO DE CASOS

No existen datos fiables de cuantos rituales de sati se han realizado en todo el país. Existen datos locales como el recogido por el presidente de Bengala de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Se dice que entre 1813 y 1828 hubo 8.135 casos, aunque hay otras fuentes que no coinciden con esta cantidad. De todas formas la variación entre lo documentado y los casos que realmente han podido ocurrir puede variar enormemente. Se dice también que la zona donde más rituales se han realizado es en Bengala.

Continúa en página siguiente (Sati 2)........

 


COMENTARIOS

...(En página siguiente)...

 

Otros artículos de interés ...


Copyright © 2019 www.viajeporindia.com. Esta obra tiene contenidos que están
bajo una licencia de CC. Para más información leer las condiciones de uso - Site map
  Facebook twiter youtube Google+ escribeme a: susana@viajeporindia.com