RELIGIÓN

Krishna : Dioses y Religión

KRISHNA

Dioses y religiones en India

Según el hinduismo, Krishna es uno de los numerosos avatares (“encarnaciones”) del dios Visnú. En cambio según el krinaísmo, Krisna es la forma principal de dios, de quien Visnú y los demás dioses emanan.

Se trata de uno de los dioses más importantes y adorados de la India. En sánscrito Krishna significa “negro”, “oscuro”. Según la tradición, ese era el color de la piel del dios, aunque en las figuraciones artísticas su piel suele ser de color azul.

En los textos más antiguos de la literatura india, los Vedas, aún no existía ese dios pastor, ni sus sucedáneos como Vasudeva. En esos libros, Visnú, que es el dios hindú más relacionado con Krisná, es un personaje muy secundario. Las primeras menciones a Krisná se encuentran en el Mahabharata (siglo III a.C,),que contiene el famoso Bhagavad Gita, que son las enseñanzas de Krisná a su amigo, el guerrero Arjuna, y en textos posteriores.

La religión de Krishna se desarrolló gradualmente en varios Puranas (escritos posiblemente desde el siglo III a. C.), hasta llegar al Bhagavata Purana (siglo X d.C.), que dedica miles de versos en describir su vida y obras, y el poema Guita-Govinda (siglo XII d.C,), donde se desarrolla gradualmente el esoterismo krishnaísta. Existe la hipótesis de que un número de tradiciones y deidades regionales pueden haberse fusionado en las historias de este dios.

Krishna pertenecía a la tribu de los jadus, de la dinastía de la Luna. Como su tío Kamsa fue avisado por el sabio Nárada Muni de que moriría en manos de un hijo de su hermana la princesa Devaki con su esposo Vasudeva (un noble de la corte), Kamsa los encarceló y uno por uno fue matando a todos los hijos que nacieron de ella. El séptimo hijo, Balarama, escapó de la muerte al ser transferido desde el útero de Devaki encarcelada al de Rójini (esposa no encarcelada de Vasudeva, que había quedado bajo el cuidado del pastor Nanda y no tenía contacto con Vasudeva desde hacía varios años).

Como octavo hijo se encarnó Visnú, en la forma de Krishna. Actualmente ahora existe un templo (Krisná Yanma Bhumi) donde los hinduistas creen que estaba la celda del rey Kamsa.

Para sustraerlo de la muerte, su padre lo sacó milagrosamente de la celda y lo llevó hasta Vrindavan, donde lo reemplazó a escondidas durante el sueño por un bebé que acababa de alumbrar una mujer del pueblo, Iashodá. Regresó a la celda, donde la hija de Iashodā —que en realidad era la energía material de Krisná, conocida como Durga, se dio a conocer ante Kamsa y le advirtió que el hijo que habría de matarle ya había nacido y que él nada podría hacer contra eso ya que los planes de Visnú jamás son frustrados.

En la casa donde quedó Krishna, ya había un bebé, que sería su hermano mayor, Balarama. En historias de la adultez de Krisná aparece también una hermana menor, Subhadrá, pero no es nombrada en las historias de la juventud de Krishna.

Krisná es llamado Góvinda (‘el que da placer a las vacas’, pastor de vacas). Es contrastado con su hermano Balarama, quien es agricultor y es llamado Jala Iudha (‘que pelea con la azada’).

En una ocasión, Krishna bebé se estaba portando tan mal que su madre lo ató a un mortero de madera por el vientre. El bebé se arrastró gateando y arrancó de cuajo dos árboles. Por este pasatiempo es conocido como Dámodar (atado con cuerdas por la barriga).

Una de las historias más populares de India es la del bebé-dios Krishna khir-chor (‘el ladrón de mantequilla’), que le roba (chora) a su madre la mantequilla (khīra) recién hecha. En India todo el mundo conoce los cuentos acerca de su infancia en los bosques de Vrindavan.

Krishna pasó su niñez y adolescencia en la región de Vrindávan (a 10 km de Mathurá), en medio de pastores y pastoras, una de las cuales, Radha, tuvo amores con él.

Krishna es conocido como Gópinath: el amado seductor de las gopis (particularmente de Radha). Según el Guita Govinda y otros numerosos trabajos, Krishna como adolescente tiene amoríos trascendentales con las gopis (‘pastoras’), que son las adolescentes casadas del pueblo de Vrindavan. Los devotos de Krishna creen que estos pasatiempos divinos son el tema más profundo de su teología. En este sentido Krishna sería el contrario del anterior avatar de Visnú, el Señor Rama, quien estaba casado y fue el ejemplo de la personalidad ligada a las reglas religiosas y sociales.

Como Ulises de Ítaca, Krisná está considerado dentro de la categoría de “héroe tramposo”. Krishna es un eterno adolescente de unos 13 años, foco de devoción (es llamado «el amante», «el completamente atractivo», «el flautista»). Frecuentemente se le representa tocando alguna de sus flautas traveseras, atrayendo y fascinando a las gopis (pastoras) jóvenes de Vrindávan.

El rey Kamsa, desde pocos meses después de nacer Krishna, empezó a enviar monstruos a matar al bebé, (una historia muy conocida es la del asesinato en manos de Krisná, de pocos días de vida de Putana, quien era una giganta enviada por su tío el rey Kamsa para darle de mamar con su pecho envenenado, y lo continuó haciendo hasta que Krisná, al cumplir 16 años de edad, fue a Mathurá con el pretexto de una contienda circense, donde mató a todos los gladiadores que su tiránico tío había puesto contra él y luego mató a éste a golpes.

Krishna se convirtió en el rey de los jadavas (descendientes del rey Iadu) en Mathurá. En este período hizo amistad con su primo Arjuna y los demás príncipes Pandavas del reino de Kuru, al otro lado del río Jamuna. Se casó con Rukmini, hija del rey Bhishmaka de Vidarbha. Varias décadas más tarde, se llevó a sus súbditos a Dwaraka (en la actual Guyarat). Krisná, junto con Árjuna, fue responsable de incendiar el bosque de Khándava para alimentar a Agní, el dios del fuego, causando grandes pérdidas animales y posiblemente humanas.

En el Mahabharata, Krishna es primo de los líderes de ambos grupos contendientes: los pandavas y los kurus. Tuvo un papel importante en la lucha por el trono de la ciudad de Hastinapur (fundada por el rey Hastin, de la dinastía lunar) cuando se volvió amigo y aliado de los Pándavas (los cinco hijos de Pandu). Su hermano Balamara, favorecía en cambio a los malvados kurus. Cuando el kuru Dushasana trató de desnudar ante la corte a Draupadi (la esposa de los cinco Pándavas), Krisná la protegió proveyéndola de infinita tela para el vestido sari que la envolvía.

Finalmente Krishna se puso en el bando de los Pándavas (donde estaba su mejor amigo, Áryuna). A pesar de ser Dios, accede a ser el auriga (cochero) de la cuadriga de Áryuna en la gran batalla. Por eso se le conoce como Partha Sárathi (‘auriga del hijo de Prithu’). Al principio de la batalla, su primo Arjuna no quería pelear contra sus familiares, entonces Krisná le habló el Bhagavad-Guita (una sección del Mahabharata). La guerra duró 18 días.

Krishna reinó a los jadus en Dwáraka con sus 16.108 esposas, con las que convivía simultáneamente, expandido milagrosamente. A veces mataba a sus enemigos utilizando el sudarshaná chakrá (disco giratorio, un arma letal con mucho filo, que sirve como atributo del dios Visnú). Tuvo miles de hijos. El Visnú Purana menciona que Krisná abandonó Dwarka 36 años después de la guerra del Mahabharata.

Al final, toda la familia de los jadus se mataron entre ellos, y Krisná fue matado accidentalmente por un cazador (que lo confundió con un venado) a orillas del río Hiran en Prabhas Patán, a la edad de 125 años, 7 meses y 6 días.

Krishna según el Bhagavata Purana

Según el Bhagavata Purana (texto del siglo XI seguido por los krishnaístas), Krishna es la forma original de Dios, superior a todas las otras expansiones de Dios, ya que todas emanan de él. Krisná es un ser eterno, sin nacimiento ni muerte. Adoptó un cuerpo temporal para poder nacer y morir en la Tierra, pero simultáneamente él está presente eternamente en su planeta espiritual. Sus devotos consideran que entregarse a él (tener krisná chaitania, ‘conciencia de Krisná’), los lleva a la perfección espiritual y a la felicidad eterna.

Movimientos recientes de Krishna bhakti

Derivados posteriores de las primeras tradiciones del bhakti incluyen el que promovió el santo bengalí Chaitania Majáprabhu (siglo VXI en Bengala). Sus seguidores lo consideran una encarnación de Krisná y Radha juntos. Varios movimientos pertenecen a esta tradición, entre ellos el movimiento Hare Krishna.

El lugar de Krishna en el hinduismo es complejo. Se le conoce por muchos nombres, en una multiplicidad de historias, entre diversas culturas, y en diversas tradiciones. A veces éstas se contradicen, aunque hay una historia en común que es bien conocida y predominante entre la mayoría de los indios.

Mientras que de acuerdo con las principales tradiciones hindúes él es una de las encarnaciones principales de Visnú, en el krishnaísmo o “visnuismo de Bengala, se le considera la fuente de toda la realidad material, que constituiría una emanación suya, así como de las encarnaciones divinas, y por lo tanto es visto como el único y siendo la forma original de Dios, al que también se refiere esta escuela como la «suprema personalidad de Dios».

Otros artículos de interés …

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *