Busca aquí tu alojamiento

Booking.com
Sentados titulo

PHNOM PENH capital de Camboya, la perla de Asia

Llegamos a Phnom Penh desde Kratie en un autobús que tardó unas 6 horas (6 €). Así que sobre las 2 de la tarde llegamos a la estación central de autobuses. Desde allí mismo, y andando porque está muy cerca, buscamos alojamiento y nos alojamos en el guesthouse Ly Meng Thmey por 6 dólares (4,5 €). La habitación estaba en la cuarta planta pero tenía baño y ventana, y estaba bastante mejor que los cuartos sin ventana y apestosos que vimos por ese precio o incluso más caro.

Phnom Penh

Continuamente te ofrecen llevarte en tuk-tuk y visitar los pocos lugares donde todos los turistas coinciden. Por llevarte los precios empiezan por los 25 dólares, y luego van bajando hasta los 10 dólares. Te ofrecen llevarte al museo del Genocidio (o prisión) con fotos de aquellos años, al lugar de tortura de los jemeres rojos (según muchos decepcionantes) y a los campos de la muerte de Choeung Ek. Después de no poder visitar el Palacio Real, y con el calor que hacía, decidimos centrarnos en la ciudad de Phnom Penh y callejear por sus calles. Visitamos el mercado central, donde cambiamos algunos kips que nos quedaban de Laos, y pasamos un par de horas en el Centro Comercial Sorya, al fresquito. Desde este centro comercial, y desde su planta superior, se pueden conseguir unas buenas vistas de la ciudad.

El mercado nocturno de Phnom Penh que hay cerca del río funciona sólo los fines de semana, por lo menos cuando estuvimos nosotros. Pero es muy agradable dar un paseo por la zona del río, sobre todo al atardecer cuando el calor da un poco de tregua. Se ve a gente jugando al bádminton, haciendo footing, o simplemente paseando. Como ya habíamos visto en Vientiane, y bajo la supervisión de una persona la gente se junta y hacen una especie de aerobic al ritmo de la música. En esta zona hay muchos restaurantes y bares, donde es muy agradable parar y tomarse una cervecita. Los precios están muy asequibles, ya que a esa hora coincide el famoso “happy hour” y los bares se hacen competencia entre ellos.

Al día siguiente cogimos un autobús a las 7 y media de la mañana para ir a Kampot por 5 dólares por persona (3,75 €).

Phnom Penh

Continuamente te ofrecen llevarte en tuk-tuk y visitar los pocos lugares donde todos los turistas coinciden. Por llevarte los precios empiezan por los 25 dólares, y luego van bajando hasta los 10 dólares. Te ofrecen llevarte al museo del Genocidio (o prisión) con fotos de aquellos años, al lugar de tortura de los jemeres rojos (según muchos decepcionantes) y a los campos de la muerte de Choeung Ek. Después de no poder visitar el Palacio Real, y con el calor que hacía, decidimos centrarnos en la ciudad de Phnom Penh y callejear por sus calles. Visitamos el mercado central, donde cambiamos algunos kips que nos quedaban de Laos, y pasamos un par de horas en el Centro Comercial Sorya, al fresquito. Desde este centro comercial, y desde su planta superior, se pueden conseguir unas buenas vistas de la ciudad.

Phnom Penh

El mercado nocturno de Phnom Penh que hay cerca del río funciona sólo los fines de semana, por lo menos cuando estuvimos nosotros. Pero es muy agradable dar un paseo por la zona del río, sobre todo al atardecer cuando el calor da un poco de tregua. Se ve a gente jugando al bádminton, haciendo footing, o simplemente paseando. Como ya habíamos visto en Vientiane, y bajo la supervisión de una persona la gente se junta y hacen una especie de aerobic al ritmo de la música. En esta zona hay muchos restaurantes y bares, donde es muy agradable parar y tomarse una cervecita. Los precios están muy asequibles, ya que a esa hora coincide el famoso “happy hour” y los bares se hacen competencia entre ellos.

Al día siguiente cogimos un autobús a las 7 y media de la mañana para ir a Kampot por 5 dólares por persona (3,75 €).

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *